Notas de Conexión

Poco a Poco

August 14, 2019

La victoria y el éxito no son un "tal vez" a los ojos del Señor. ¡Estén seguros porque la batalla ha sido ganada! Si se te ha retenido algo, es por tu bien. Dios quiere que seas poderosamente favorecido, que tengas un don sobrenatural y que tengas mucho éxito. Puede que el éxito y la victoria no lleguen tan rápido como te gustaría, pero sucederá en el tiempo de Dios ... no en el tuyo. Dios te ama por lo que eres, no por lo que haces. Cuando llega el éxito, debemos tener cuidado de no amar mas lo que se esta haciendo que a Dios quien lo ha dado. Mas que el éxito Dios desea una relación contigo, es por eso que Dios frena o desata el ritmo de tu éxito. Te lo dará porque eso es lo que ha planeado para ti, pero a veces te lo dará poco a poco.

 

Escrituras Clave
Deuteronomio 7:21-24; Salmos 84:11; Lucas 10:20; Mateo 7:22-2; II Crónicas 26:16

 

Puntos Clave
1. Dios te ama por lo que eres, no por lo que haces. No se trata de lo que haces; se trata de quién eres. Sigue creciendo en tu fe, acércate al Señor en oración, planifica estar en la casa de Dios todas las semanas. Haz de la fe en Dios el centro de tu vida, no lo dejes a un lado.

2. Lo que queremos ser en Dios debe prevalecer ante lo que quieres hacer. Quienes somos ante el Señor- creciendo, humildes y agradecidos, es el carácter que necesitaremos para permanecer en tiempos de gran éxito.

3. La mayor bendición es conocer a Dios y ser conocido por El. ¿Conoces a Dios? ¿Pasas tiempo en su palabra? ¿Pasas tiempo en oración? ¿Estás en su casa semanalmente? ¿Le cuentas a la gente acerca de Él? ¿Él te conoce porque le hablas a diario?

4. Es posible obtener lo que se quiere a costa de perder lo que se necesita. Muchos obtienen lo que quieren y pierden lo que necesitan. Queremos lo que podemos ver, sentir y tocar, pero la fe no está a la vista y lo que no se ve es tan real como lo que ves. El éxito aparece tangible pero es dado por Dios, no logrado por el hombre. Lo que necesitas es una relación diaria con Jesús.

5. El éxito desata la bestia del orgullo. Cuando tienes éxito y glorificas a Dios, atraes la atención del enemigo. El orgullo espera en la puerta de cada creyente exitoso. Siempre pide la ayuda y guía de Dios y siempre dale crédito cuando llegue el éxito.

6. Dios no te dará el éxito demasiado rápido porque puede consumirte. Muchos están en la iglesia hasta que tienen éxito y luego, cuando llega el fruto están demasiado ocupados disfrutando de su éxito para dar sus vidas al Señor y a su casa.

7. El gloriarse nunca está lejos de la tontería. Dios está buscando a quién puede bendecir sin crear un desastre. ¿A quién puede bendecir financieramente que continúe diezmando? ¿A quién puede bendecir y continúe pasando tiempo con Él a diario? ¿A quién puede bendecir y continúe dando testimonio de El a sus amigos?

8. Dios detendrá tu ascenso y crecimiento si sales de su casa y su voluntad. El éxito instantáneo ha matado a miles y miles. Así que Dios hará lo que sea necesario para llamar tu atención. Él se preocupa por tu alma y las personas en tu vida mucho más de lo que se preocupa por tu éxito.

9. Dios da el crecimiento, pero puede detenerlo para que no fluya igual de rápido. Cuando te llenas de orgullo, Dios puede retrasar las cosas o traer cosas a tu vida para llamar tu atención.

10. Está bien nunca estar satisfecho. Está bien poner la vista en alto, la única tapa que pondrás en tu éxito es cuánta gloria y alabanza estás dispuesto a devolverle al Señor cuando seas exitoso.

11. Dios no bendice a las iglesias, Él bendice a ministros y ministerios. El aceite se derrama desde la cabeza del líder. Dios bendice a tu familia con base a la vida del jefe de la casa. Dios bendice tu negocio basado en la vida y el carácter del líder de ese negocio. En el liderazgo, tenemos que liderar con el ejemplo.

12. Existe "la debilidad de la fuerza" y "la fuerza que se encuentra en la debilidad". No puedes apoyarte en tu talento y tu fuerza solamente, el éxito siempre se encuentra al poner tu talento y fuerza en SUS manos.

13. Busca primero el Reino, y todo lo demás se te dará poco a poco. Hacemos todo al revés cuando buscamos el éxito y le damos a Dios lo que sobra. Debemos buscarlo primero... y luego permitir que el Señor agregue el resto... poco a poco.

 

Puntos Finales
Si tienes éxito es porque el Señor te ha bendecido con el, pero debes permanecer constantemente cerca a la cruz. Si Dios te está bendiciendo y elevándote, entonces puedes estar seguro de que una bestia está al acecho. En la historia del hijo pródigo, el hijo menor recibió todo de una vez e hizo que el hermano mayor se sintiera engañado pero su padre no lo había olvidado. No le fue bien al hijo al que le entrego todo de una vez, sin embargo, el hijo mayor lo recibió poco a poco, y le fue mucho mejor por ello. Con todo el éxito que alcancemos tenemos que continuamente alabar a Dios, darle el crédito a Dios, poner el futuro en las manos de Dios. ¿Puede Dios confiar un gran éxito en ti?


Related Broadcasts