Notas de Conexión

La Bendición del Nido Roto

November 04, 2019

Como un águila que agita el nido y revolotea sobre sus polluelos, que despliega su plumaje y los lleva sobre sus alas. Solo el Señor lo guiaba; ningún dios extraño iba con él. Lo hizo cabalgar sobre las alturas de la tierra … (Deuteronomio 32:11-13).
 

Un nido es algo que un pájaro construye para vivir y eclosionar a sus crías. Como un nido, nuestra casa es un lugar de descanso. Pero, ¿hemos desarrollado el síndrome de anidación? El nido es demasiado cómodo. Nos quedamos en el nido cuando Dios nos llama a volar. Dios vendrá a desacomodar tu nido porque todavía hay cosas que el Señor quiere hacer con tu vida. Estás lleno de promesas; Estás lleno de potencial. Incluso, así requiera romper tu nido, Dios quiere que veas que naciste para volar a un terreno más alto.

 

Puntos clave

1. Tu llamado es celestial, no terrenal. Dios no te ha dado un llamado terrenal, sino uno celestial. Estás llamado a cosas más grandes.

 

2. Dios deshace la comodidad del lugar donde anidas.  La incomodidad es la herramienta que el Señor usa cuando te lleva a un mejor lugar.

 

3. La incomodidad trae el descubrimiento de que podemos pararnos y no solo sentarnos. Antes de poder volar, debes aprender a pararte.

 

4. Hay problemas entre tu y tu propósito. Pero son los problemas los que te hacen más fuerte.

 

5. Llega un momento en que tienes que pararte sobre tus propios pies para abrazar tu fe. Tu Padre celestial te sostendrá cuando caigas, pero es en la caída que aprendes a volar.

 

6. Cuando vueles, habrá momentos en que parecerás tonto. Pero no puedes preocuparte por lo que otros piensan. Debes seguir intentando volar, incluso si pareces tonto al intentar aprender.

 

7. Es mejor intentar volar que sentarse en el nido y morir. Se requiere riesgo si alguna vez vas a hacer algo asombroso por el Señor.

 

8. La jubilación solo significa que es hora de hacer otra cosa. No es el momento de descansar.

 

9. Todo lo que Dios tiene para ti está arriba donde se requiere volar. Pero debes volar más alto que las otras aves para obtener lo que Dios tiene para ti.

 

10. Ten cuidado cuando le digas al Señor tus planes de vida. Dios te bendice para llevarte más alto, no para una mayor comunidad. Dios no necesita tu plan porque ya tiene uno.

 

11. Algunos nidos son de nuestra propia creación. Los nidos de tu propia alabanza, tu propia predicación o tus propias zonas de confort en la fe pueden evitar que vueles a NUEVOS lugares.

 

12. Los problemas son la plataforma donde vas a tomar el vuelo. No puedes aferrarte a las cosas de la tierra y pretender volar a mayores alturas.

 

13. Si tu nido es bendecido, recuerda de dónde vino esa bendición. Alaba a Dios por todo lo que te ha dado.

 

Cuando Dios te lleva a un lugar de fe y confianza, entonces la bendición está a la vuelta de la esquina. Confía en Él en TODAS las estaciones. No es por fuerza o poder, sino por su Espíritu.

 

Puntos Finales

No fuiste hecho para anidar. Fuiste hecho para volar. Ten cuidado de no decirle al Señor lo que hará o no hará. Él tiene un plan para tu vida y su plan siempre es mejor. El nido es tan cómodo que puede causar miedo al cambio, pero Dios lo romperá si eso es lo que se necesita para sacarte de ese nido. Fuimos creados para estar volando en las alturas ... no para estar cómodos en un nido. Lánzate. Atrévete. Es hora de volar.

 

Cuando sientes incomodidad, no es que el diablo esta interrumpiendo tu vida, es el Señor que esta desacomodando tu nido. Es hora de volar.


Related Products


Related Broadcasts